Un sistema de control parental es una herramienta que permite que los padres puedan controlar y/o limitar el contenido que los menores pueden utilizar en la computadora y puedan acceder a internet.

Así por lo tanto un control parental básicamente servirá para los siguientes aspectos:

  • Evitar que los niños entren en contacto con personas desconocidas o peligrosas.
  • Evitar que los niños visiten sitios web inapropiados.
  • Evitar que los niños abusen de internet y del dispositivo y se conecten durante demasiadas horas  o en horarios poco recomendables.
  • Que los niños no usen determinadas aplicaciones.